El blog de Thaira

El blog de Thaira

dissenyo-creatividad
Hoy en día, hay días mundiales para todo.

Seguramente si estuviéramos atentos, veríamos que todos los días hay algo que celebrar, que hay algún colectivo que tiene una fecha señalada en el calendario.

El diseño no es una excepción. Des de 1963 (ni más ni menos), cada 27 de abril se celebra el día Mundial del Diseño, y como da la casualidad que hoy es precisamente el día del que estamos hablando, me gustaría compartir con vosotros una reflexión de Andy Rutledge en un artículo escrito hace un par de años, y que habla de un tema tan interesante como el papel de la creatividad en el diseño.

En dicho articulo, el autor formula una pregunta aparentemente muy sencilla, pero no siempre fácil de responder:

¿Te consideras un creativo?

Y prosigue:
¿Cuando describes tu profesión a otras personas, o cuando te promocionas tú mismo o tu empresa, figuran prominentemente las referencias a la creatividad en tus palabras?

El autor señala la importancia de reconocer la diferencia entre las definiciones ideales de creatividad y la naturaleza práctica y efectiva de la creatividad aplicada de los profesionales.

Según Rutledge, la creatividad no tiene nada que ver con la expresión personal o la extroversión. La característica más significativa de la creatividad es un filtro de percepción muy desarrollado que es algo menos común de lo que nos han hecho creer. No todos poseemos una creatividad significativa, y aún menos tenemos la capacidad de utilizarla. En un sentido simple, todo el mundo es creativo, pero es una realidad que cada uno de nosotros tiene capacidades y habilidades muy diferentes.

La creatividad es un filtro a través del cual pasan la percepción y la creación. La creatividad puede requerir o puede acentuarse con la inspiración, pero ambas son fuerzas distintas.

Hay ciertas disciplinas que separan los profesionales creativos de lo que simplemente tienen un don:

- Una curiosidad permanente
- El deseo y el hábito de mirar las cosas más profundamente de como lo hacen los demás
- El hábito de comparar los estímulos con el resultado
- Un hábito para la discriminación cualitativa.

Sólo con estar dotado creativamente no es una garantía para la maestría en el diseño.

Según el autor, es importante saber en qué momento debemos hacer uso de la creatividad, para que éste sea efectivo, y señala que todos los diseñadores deben resistirse al impulso de empezar con ideas creativas específicas antes de familiarizarse  a fondo con el panorama detallado del proyecto de diseño.

Aquí tenemos un ejemplo fácil para ésta última reflexión:

“Por ejemplo, si tu cliente fuera la NASA y te pidieran diseñar un traje espacial que permita un mayor grado de movilidad y capacidad de manipulación, no puedes atacar directamente el problema a base de brainstorming creativo y sugerir un traje hecho con tejido elástico adaptado al cuerpo. Sería una respuesta creativa al problema que te han planteado, pero también pondría de manifiesto tu ignorancia del contexto del proyecto, es decir, el hecho de que el espacio es un vacío.”

Según el autor, de muchas charlas con colegas diseñadores ha sacado la conclusión de que la mayoría de ellos se sienten poco realizados como diseñadores porqué sienten que están limitados por fuerzas exteriores, en el caso del diseño web por factores como los estándares web o las propias limitaciones que impone el cliente.

El error está, dice, en intentar que creatividad y expresión personal sean equivalentes. Excepto en los proyectos personales, la expresión personal no tiene lugar en el diseño, pero las limitaciones son vitales en el diseño, pues ningún componente estimula más el diseño que, justamente, las limitaciones.

Allá va una afirmación problemática y contundente:

Las limitaciones son el mejor amigo del diseñador.

Según el autor, las limitaciones apuntan a una solución parcial, ya nos indican la mitad de la solución, de modo que nosotros “lo único” que tenemos que hacer es descubrir cuál es la otra mitad,  según lo que estos indicadores nos señalan que es adecuado. Como podéis ver, la expresión personal no tiene lugar en este concepto de trabajo.

Sin embargo, no se puede negar que el sentido intuitivo, subjetivo del diseño es muy importante para el trabajo de un diseñador. Parte de su trabajo es mostrar a la gente que quiere antes de que sepa lo que quiere, pero hay una diferencia entre lo que preferimos y lo que sabemos que funcionará mejor. Como profesionales tenemos que entender esta diferencia.

Según el autor, en un mundo que sobrevalora la creatividad hasta niveles peligrosos (cada vez hay más empresas que hacen participar a sus clientes de sus campañas de márketing, por ejemplo), es importante pararse un momento a pensar en el error en el que se puede estar cayendo.

Como reflexión, apunta que la profesión del diseñador se juzgará cada vez más por la manera en que representa la creatividad.

El diseño web es una de las llamadas profesiones creativas, sin embargo, prosigue, esta clasificación tiene el potencial de resultar un callejón sin salida para el colectivo, y nos invita a reflexionar un poco a través de unas cuantas preguntas más:

•    ¿Te sientes bien pidiendo a tus clientes que inviertan en tu creatividad o en tu competencia como diseñador? ¿O crees que ambas cosas son sinónimos?
•    Si eres un cliente y vas a gastar 450,000$ o
45,000$ o incluso 4,500$ en el los servicios de diseño y marketing, ¿confiarás antes en la habilidad como diseñador o en la creatividad?
•    Cuando un cliente te advierte que “en este momento no quiero que seas demasiado creativo con este proyecto”, ¿te indica que tienen una clara comprensión del papel de la creatividad en el trabajo de diseño?
•    ¿Qué cualidad es más fácil de demostrar a los clientes y potenciales clientes: tu creatividad o tu competencia como diseñador, tu profesionalidad y destreza?
•    ¿Qué cualidad crees que tus clientes podrán entender más fácilmente y de qué cualidad se podrán beneficiar: de tus aptitudes básicas en diseño o de tu creatividad?

Como diseñadora, encuentro este artículo muy interesante, pues hace que piense, que me cuestione a mi misma, que me mire bajo otro prisma. Considero que este es uno de los actos más productivos que se pueden hacer en ésta y en cualquier otra profesión. No parar de cuestionarse el propio trabajo, la manera de llevarlo a cabo, y tener los ojos muy abiertos y una actitud receptiva para no caer en la trampa de creer que ya está todo echo y que no hay ningún “pero” en nuestro modus operandi.

Para ternimar, y quizás para generar más debate, me gustaría enlazaros con otro interesante artículo, en éste caso de Smashing Magazine, sobre la arquitectura de necesidades que hay que tener en cuenta al a hora de diseñar, a través de la famosa Pirámide de Maslow.

¡Feliz día Mundial del Diseño!

3 Comentarios

  1. Àlex on abril 28, 2010 12:35 pm

    Anna, enhorabuena por el post. Lo he encontrado muy interesante!! Lo pienso recomendar! :)

    Me quedo con esta frase “Sólo con estar dotado creativamente no es una garantía para la maestría en el diseño”… Creo que se la repetiré a alguien!

  2. Anna on abril 28, 2010 2:04 pm

    Àlex, muchas gracias, me alegro de que te haya gustado el post. Siempre hay mucho debate alrededor de estos temas, realmente es muy interesante!

  3. Tweets that mention El blog de Thaira :: Diseño Web :: El papel de la Creatividad en el Diseño -- Topsy.com on abril 29, 2010 2:14 am

    [...] This post was mentioned on Twitter by Tendencias OK. Tendencias OK said: El blog de Thaira :: Diseño Web :: El papel de la Creatividad en …: El diseño no es una excepción. Des de 1963 (… http://bit.ly/bYqc1l [...]

Escribe un Comentario